Blog

Digital

Los nuevos actores 2.0

Con las estrategias digitales se hace necesaria la interacción con nuevos líderes de opinión para lograr mayor visibilidad de una marca ante las audiencias online y offline. Vale la pena saber cuáles son las diferencias y cómo abordar a los actores influyentes del PR 2.0.

 

Por Susan Rodríguez, directora de comunicaciones

 

 

A medida que transcurren los años el mundo de las comunicaciones se va reinventando con nuevos formatos, entre ellos las plataformas denominadas como 2.0, las cuales han permitido que la información se difunda con mayor ímpetu, impactando un mayor número de audiencias.

 

También han surgido nuevos líderes de opinión, reconocidos como “influenciadores”, caracterizados por su destreza en el uso de herramientas digitales al abordar temas específicos con criterio e ideas propias, según su interés.

 

Otros actores de gran importancia son los periodistas digitales que usan varios formatos y plataformas para difundir su información y tienen la capacidad de mantener actualizadas constantemente a sus comunidades y audiencias en sus respectivos medios.

 

Estos nuevos líderes de opinión tienen otra gran fortaleza como es el dominio del ‘software social’ que les facilita su interacción con los seguidores de las redes sociales, por medio de mensajería instantánea, bases de datos, acceso a plataformas de noticias, marcadores sociales, entre otros.

 

¿Por qué es importante que las empresas lleguen con información asertiva a los influenciadores y a los periodistas digitales? Porque a través de ellos pueden aumentar su reputación de marca y su SEO (optimización en motores de búsqueda).

De cualquier manera, es indispensable tener claras las diferencias.

 

Influenciadores vs Periodistas Digitales

 

 

 

 

 

¿Cómo “conquistar” a los actores 2.0?

Desde High Results, como expertos en comunicación de marcas, recomendamos a las compañías “conquistarlos” por medio de información de valor y de estrategias de alto impacto, teniendo en cuenta sus intereses, la comunidad que los sigue, el conocimiento de la empresa, la relación con sus competidores y aliados. También es necesario definir los canales y cuál es el nivel de participación en discusiones sobre una temática concreta, entre sus audiencias.