Blog

Casos de éxito

Teletrabajo y reputación: un caso de éxito en Italia

Todos sabemos que millones de personas tuvieron que migrar a teletrabajo debido a las cuarentenas preventivas que buscaban minimizar la expansión del COVID-19. Sobre la marcha las organizaciones fueron ajustando procesos de trabajo remoto para hacerlos más eficientes. En la actualidad ya se han podido identificar sus beneficios y de cómo está transformando la manera de laborar y muchas compañías lo dejarán establecido así pase la pandemia.

 

Para el caso de la comunicación y la reputación de marca, el Reputation Institute realizó un informe en Italia de cómo el teletrabajo ha contribuido a fortalecer la reputación de las organizaciones, pero primero se mencionaron algunas barreras. Una encuesta reveló que solo el 51% de las personas aceptaron poseer “una configuración adecuada de la oficina en el hogar, incluida la tecnología adecuada y un espacio de trabajo dedicado. Peor aún, solo el 41% consideró que sus empleadores estaban tecnológicamente equipados para administrar una fuerza de trabajo remota de manera efectiva”.

Puede interesarte: La reputación sí es una prioridad, pero hay que aprender a gestionarla

Sumado a ello, el informe habla de dificultades como: reflejar hábitos simples de programación en el lugar de trabajo, otro es que los gerentes no incluyen los descansos entre reuniones en línea consecutivas o reservan reuniones durante las horas de almuerzo, además de no tomar en cuenta circunstancias como que los colaboradores pueden estar cuidando niños o familiares enfermos, lo que genera trabajo en extra horario y una desmotivación.

 

En ese orden de ideas, se identificó que el equilibrio entre el trabajo y la vida fue una preocupación importante, “ya que al 74% de los encuestados les resultó difícil mantener los límites apropiados, y el 72% se sintió aislado de sus colegas debido a la nueva configuración. Quizás lo más alarmante es que el 65% dijo sentirse menos alineado con la misión estratégica de su empresa”.

 

Un éxito en medio de las dificultades

 

A pesar del complejo panorama de millones de trabajadores, el análisis del Reputation Institute asegura que las compañías italianas -por lo general- obtuvieron altas calificaciones por su desempeño durante la pandemia, donde los puntajes generales de reputación aumentaron dos puntos completos desde enero a un máximo de 68.1 en medio de la crisis que tuvo su punto más álgido en marzo.

 

¿Cómo se logró? Es clave indicar que, desde los primeros días de la pandemia, el público italiano supuso que las marcas se centraran en la seguridad de sus empleados y comunidades por encima de todas las demás prioridades. “De hecho, el saldo de los siete impulsores de la reputación en Italia, ha experimentado un cambio monumental, con productos y servicios que pierden importancia en 25% de enero a abril a favor de los impulsores del lugar de trabajo, la ciudadanía y la gobernanza”.

 

La transición al trabajo remoto, por lo tanto, fue como una señal clara de la preocupación de las empresas italianas por el bienestar de sus colaboradores. Eso trajo como resultado que los puntajes generales de reputación en el lugar de trabajo se incrementaran 4.4 puntos de enero a abril, y los puntajes de ciudadanía y gobierno, repuntaran de 2.4 y 2.2 puntos, respectivamente.

 

Además, las empresas que ofrecieron oportunidades de trabajo inteligente disfrutaron de un aumento promedio de 3.8 puntos de reputación en general. Las implementaciones exitosas de trabajo inteligente respaldan los tres impulsores cruciales que hablan de la responsabilidad corporativa: el cuidado del bienestar de los empleados (lugar de trabajo), un impacto positivo en la comunidad (ciudadanía) y el comportamiento ético corporativo (gobernanza).

 

El 90% los encuestados espera ver más cambios, incluido un cambio continuo del teletrabajo al trabajo inteligente. Una transición exitosa que permita horarios flexibles y mejores condiciones de trabajo con la tecnología apropiada y las comunicaciones internas mejorada; generando una fuerza laboral que esté más motivada, alineada con los objetivos estratégicos de sus empresas y más productiva.

 

“Aún mejor, aquellas compañías que responden de manera efectiva pueden esperar recibir una mejora en la reputación de estos esfuerzos también”, concluyó el informe.