Blog

Comunicaciones

¿Cómo la construcción de branding impulsa mi estrategia PR?

La construcción de marca (branding) permite que las mismas generen un valor y un posicionamiento en la mentalidad de los consumidores, que de gozar de una buena reputación generará beneficios entre los que se destacan la diferenciación de sus productos frente al de los competidores, confianza, credibilidad y -seguramente- mejores ventas. Todo ello da como resultado una organización rentable y sostenible. 

 

Pues bien, al consolidar una buena construcción de marca se hará más fácil generar una estrategia de comunicación de PR o comunicaciones exitosa, ya que será muy complejo lograrlo si no hay detrás un branding robusto. 

 

Ahora, miremos cómo Scott Bedbury, CEO de la consultora Brandstream, define este proceso: “El branding es tomar algo común para mejorarlo, de manera que busca hacerlo algo valioso y significativo". 

 

Gestionar una marca es la tarea del marketing, la cual usa diferentes herramientas para aumentar el valor percibido de una línea de productos o servicios, con un trabajo eficiente se hará un posicionamiento de servicios o productos, pero esto no significa que la marca sea más conocida o se masifique, precisamente, ahí en donde el PR hace su trabajo para unirse y lograr una reputación de marca sólida, masiva y aumentar el top of mind de la compañía ante las personas. 

 

Cuando se ha desarrollado un branding correcto, se evidencian resultados lealtad del cliente, se logra una persuasión del comprador para adquirir más productos, se establece una conexión emocional con los consumidores, hay una mejor percepción de los mismos en su relación con la compañía, se aumentan las expectativas por los productos y servicios y se genera un “voz a voz” de las personas que sobre su buen funcionamiento. 

 

Todo eso resulta fundamental para que un plan de comunicaciones tenga una base para generar los resultados esperados. Cuando el PR logra que los voceros de las marcas hablen o aparezcan en los medios, los stakeholders aumentarán sus expectativas, sabrán que sus marcas preferidas tienen líderes corporativos que aparecen en los medios importantes y -sin lugar a duda- es un espaldarazo a la confianza que ellos sienten por la organización. 

 

Ahora, desde las agencias de relaciones públicas y High Results, trabajamos por el desarrollo de mensajes claves estratégicos que al aparecen en las redes sociales, ecosistemas digitales, medios de comunicación, blog y demás formatos, transmitan la información que permite que una marca genere una reputación positiva, ¿quién le compra en una empresa que no tiene buen prestigio o es reconocida por tener una notoriedad por generar malos comentarios? La respuesta es sencilla nadie. 

 

El PR está encaminado en proteger y aumentar la buena imagen de las organizaciones, sus voceros, colaboradores y el mismo branding, una crisis de reputación puede acabar con años de construcción de una marca. 

 

Es importante también entender algunos puntos básicos del branding, por ejemplo, está constituido por el nombre de la empresa (naming), maneja una identidad visual, debe tener un tono el cual va enfocado en utilizar en las comunicaciones que dirige a sus interlocutores, recomendable tener una página web o presencia digital (redes sociales) y -en lo posible- construirle una personalidad de marca, en otras palabras, ponerle características de un ser humano, por ejemplo, arquetipos de personalidad propios. 

 

Cuando los consultores de comunicaciones hacen su trabajo de asesoría, revisarán que de todo esto se está haciendo bien, mal o qué está sujeto a mejores, por eso, es elemental  que las empresas analicen que han hecho un buen trabajo para poder avanzar en un plan de comunicaciones que mezclado con el branding, consiga un posicionamiento de marca masivo, positivo y se quede en la mente de los clientes, consumidores del mercado al que se apunta y hasta de la sociedad en general.